La verdad

01/09/2015 14:16

"Codiciar la verdad es una pasión muy distinguida. Todo filósofo dice que está persiguiendo la verdad, pero rara vez es ése el caso. Como el señor Bertrand Russel ha observado, una razón por la que los filósofos no alcanzan la verdad es que a menudo no desean alcanzarla. Aquéllos a los que les preocupa genuinamente descobrir lo que es cierto suelen ser hombres de ciencia, los naturalistas, los historiadores y, por lo general, lo descubren, según sus luces. Las verdades que descubren nunca son completas y no siempre son importantes, pero son partes integrales de la verdad, hechos y circunstancias que ayudan a rellenar el cuadro, y que ninguna interpretación posterior puede invalidar o contradecir. Pero los filósofos oficiales son habitualmente escolásticos, es decir, están absortes en defender alguna ilusión adquirida o alguna idea elocuente. Como los abogados o los detetives, estudian el caso para el que el han sido contratados, para ver cuántas pruebas o aparencias de prueba pueden reunir para la defensa y cuántos prejuicios pueden despertar contra los testigos en la acusación, porque saben que están defendiendo prisioneros sospechos ante el mundo, y tal vez ante su propio buen sentido, de falsificación. No codician la verdad, sino la victoria y la eliminación de sus proprias dudas. Lo que defienden es cierto sistema, es decir, cierta visión de la totalidad de las cosas, de la que los hombres son realmente ignorantes. Ningún sistema habria sido forjado nunca si la gente se hubiera interesado sensillamente en saber lo que es cierto, fuera lo que fuera. Lo que produce los sistemas es el interés en mantener contra todo advenedizo que cierta idea muestra, favorita o hereditaria, es suficiente y correcta."

George Santayana, La filosofía en América

 

Contato

CONSIDERAÇÕES OPORTUNAS rerzeit@hotmail.com